Somos abogados de familia y estamos en Bilbao, a tu lado para asesorarte

Divorcios y Covid19

La COVID19 y la pandemia también están teniendo su protagonismo en el ámbito jurídico y, especialmente, en el ámbito del Derecho de Familia.

En IURIS Abogados Bilbao llevamos más de una década gestionando divorcios, separaciones y rupturas de parejas de hecho. Pero, lo cierto es que, desde el confinamiento de marzo de 2020, se han incrementado las consultas vinculadas a los divorcios.

Divorcios y Covid19

Divorcios y Covid19

La COVID19 y la pandemia también están teniendo su protagonismo en el ámbito jurídico y, especialmente, en el ámbito del Derecho de Familia.

En IURIS Abogados Bilbao llevamos más de una década gestionando divorcios, separaciones y rupturas de parejas de hecho. Pero, lo cierto es que, desde el confinamiento de marzo de 2020, se han incrementado las consultas vinculadas a los divorcios.

¿Cuáles son las dudas más habituales?

Básicamente, las relacionadas con la custodia de los hijos y con el uso de la vivienda familiar.

Sobre la custodia, la “pregunta estrella” es la relativa a la posibilidad de un progenitor de optar a una custodia compartida.

Tras la Sentencia del Tribunal Supremo de 29 de abril de 2013, la custodia compartida se postula como el sistema ideal para el pleno desarrollo psicológico y emocional de los menores, quienes, gracias al mismo, pueden disfrutar de ambos progenitores en igualdad de condiciones, y enriquecerse de lo que cada uno/a de ellos/as les pueda aportar en exclusiva.

Por otro lado, sobre el futuro de la vivienda familiar, la preocupación suele radicar en quién seguirá residiendo en ella tras el divorcio.

Sobre ese extremo, nuestros abogados de Bilbao siempre ofrecen una respuesta personalizada a cada caso, pero los tres escenarios habituales suelen ser: que siga residiendo en la casa uno de los dos progenitores; que los menores permanezcan en la vivienda y que sean los progenitores quienes alternen su uso (siendo esta solución la que se conoce como “casa – nido”); o que uno de los progenitores adquiera la propiedad íntegra de la vivienda, haciéndose cargo, a partir de ese momento, de la hipoteca y compensando al otro en una determinada cantidad.